"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

30 de mayo de 2009

Una de Unamuno

No es simplemente por ser paisanos; pero la figura de Unamuno ha sido siempre algo entrañable para mí. Como otros han dicho, más que por sus libros o su poesía, por sus artículos y epistolario.

Y en una de esas cartas aparece este fragmento que leí en el ABC hace unos días, y que José María Pemán cuenta así:

Siendo «casi un niño», al volver de comulgar, don Miguel se decide a abrir el Evangelio al azar y poner el dedo sobre un versillo. Le sale aquel que dice: «Id y predicad el Evangelio por todas las naciones.» Don Miguel se estremece. ¿Deberá hacerse sacerdote? «Pero ya entonces -dice- como estaba en relaciones con la que hoy es mi mujer, decidí tentar de nuevo y pedir aclaraciones.» Abro otra vez el Evangelio al volver de comulgar y le sale el versillo 27, del capítulo IX de San Juan: «Ya os lo he dicho y no habéis atendido, ¿por qué lo queréis oír otra vez?»... Don Miguel termina su relación: «En mucho tiempo repercutió la sentencia en mi interior y el recuerdo de aquellas palabras me ha seguido para siempre.»


Me parece absolutamente entrañable.

Puede leerse también el artículo entero.

Escrito por Eleder a las 11:57 a. m.

2 aportaciones

Blogger Azelaïs de Poitiers dijo:

No quieras saber qué le salía a Simon de Monfort cuando jugaba a lo mismo... jeje

10:44 a. m.

 
Blogger afrodita dijo:

Esto tal vez pudo ocurrir porque no estuviera muy convencido de desear continuar con aquella relación. Si la disyuntiva entre el seguir o el dejarla era algo que estaba más o menos presente en su pensamiento, tanto esos versículos que leyó, como cualesquiera otros que hubiese leído, hubiesen significado para él una respuesta. La respuesta que buscaba.
Yo creo que siempre ocurre. Que las preguntas responden a respuestas intuidas, ya presentes en algún lugar de nuestra consciencia aunque sea de forma apenas esbozada; y que las respuestas inducen la pregunta que evitamos formularnos.
Es como en todo lo demás que configura la vida y las circunstancias. Vemos y oímos lo que queremos ver u oír o consideramos (desde la subjetividad) que merece ser visto u oído.

2:43 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!