"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

8 de noviembre de 2006

Mi trabajo

Una de las mejores cosas que se puede decir de un entorno es que sea instructivo. Y reconozco que mi trabajo lo es.

Al fin y al cabo, el trabajo es muchas veces la primera experiencia que tiene un joven con un "mundo real" que no es como le gustaría. Y puede tocarle muchas de las posibles vistas de ese mundo, incluyendo algunas de las más moralmente sangrantes.

Yo, sin embargo, he caído en un lugar donde los conceptos morales están claros; donde se intenta mirar a las personas; donde no se aceptan "falsos atajos", y donde estoy aprendiendo, día tras día, cosas muchísimo más importantes que las que tienen que ver con la informática.

Porque junto a éstas, también hay otras cosas como trabajo duro, jornadas bastante más largas que la media, sueldo también bastante menor que mucha otra gente de mi perfil... y todo esto enseña, y enseña cómo hay que llevarlo para que se convierta en enseñanza, y no en tentación.

He tenido mucha suerte, y espero poder seguir aprovechándola. Pero es que tuve también mucha suerte cuando perdí las dos becas que creía tener en el bolsillo; cuando mis estancias universitarias no prosperaron; cuando no se me renovó la confianza en cierta academia...

Y todos esos golpes fueron los que hicieron posible que hoy, una década después, esté aquí, en Madrid, en este trabajo que me enseña muchísimo más de lo que habría podido aprender en cualquiera de aquéllos. ¿Tengo o no tengo que agradecerlos?

Escrito por Eleder a las 1:39 a. m.

2 aportaciones

Blogger Gil-Galen dijo:

Tienes suerte, eso está claro. Yo alguna vez he tenido que aceptar trabajos que no me gustaban desde el punto de vista moral, y lógicamente, no sueles durar mucho, ya que buscas otra cosa que se adecúe más a cómo ves la vida. sigo buscando ese trabajo perfecto, quizás no lo encuentre nunca, pero no pierdo la esperanza.

10:33 a. m.

 
Blogger Misumi dijo:

Tienes mucha suerte de poder pensar así tan positivamente de tu trabajo. Yo del último que tuve no puedo decir nada como eso, en lugar de fomentar mis buenos valores me llevaba a intentar ocultar todas mis equivocaciones para no soportar más reproches humillantes. En realidad ahora que no estoy trabajando sí tengo la oportunidad de cambiar eso y hacer algo mejor para mi persona, con la ayuda de Dios. Luinilien

4:48 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!