"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

5 de junio de 2006

Postear en lenguas

Traigo aquí la preciosa narración de Pentecostés:
Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos, preguntaban:

«¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa?

Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o veprosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.»
Esta lectura me hizo reflexionar. El Espíritu sigue actuando así: ayudándonos a aquéllos que queremos, humildemente, evangelizar, a hablar en "lenguas extranjeras"; ponernos en lugar de los otros, intentar hablar su propio lenguaje, comunicarnos con ellos y transmitirles nuestra fe usando su idioma. "Aculturizándonos", en cierta medida, para transmitir una Verdad que va más allá de cada cultura.

Y sí, éste es el objetivo de este blog: intentar hablar al siglo con las formas del siglo, e intentar comunicar algo del mensaje del Evangelio y de la Iglesia a quienes están más o menos fuera de ella, usando su propio lenguaje... un lenguaje que, en cierta medida, entiendo porque yo mismo lo he hablado casi toda mi vida, y lo sigo hablando hoy.

Pero, en parte, para esto sigue haciendo falta un milagro. Ojalá este pequeño blog sea digno de merecer que el Espíritu actúe sobre él, y le permita "postear" en lenguas, de manera que alguien pueda, en su propio idioma, oir hablar de las maravillas de Dios.

Escrito por Eleder a las 10:46 p. m.

5 aportaciones

Anonymous Anónimo dijo:

Una canción nueva que estamos cantando estos días dice:

"Sólo hay un lugar seguro,
sólo hay un lugar seguro,
sólo hay un lugar seguro,
es el centro de Tu Fuego".

El Día del Juicio, el Fuego de Dios (que es el Espíritu Santo, Amor Ardiente) lo quemará todo... excepto aquello que ya estuviese lleno de ese Fuego.

¡Ven, Espíritu Santo, bautízanos con tu llama! Incéndianos ya...

"Cómo desearía que ya estuviese ardiendo", decía Jesús.

Azaghâl, en la fragua

9:25 p. m.

 
Blogger Andrés 2.0 dijo:

Hola, Eleder. Quiero decierte que, a pesar de que escribo poco, te sigo leyendo, el tuyo es uno de los pocos blogs que voy siguiendo ahora.

Me encanta este mensaje, por cómo explicas tus objetivos, con esa mezcla de audacia y grandeza por un lado, en cuanto a lo importante que es lo que pretendes conseguir, y de humildad por otro, que te impide considerarte un ser superior y orgulloso (me gustaría saber qué opina de esto Imperator; bueno, en realidad ya lo sé, jeje).

Bueno, un abrazo, amigo.

3:42 p. m.

 
Blogger Sara dijo:

hola, el profeta Joel dice que en los últimos tiempos El Espíritu de Dios se derramará sobre toda carne y creo que parte de eso será el difundir el evangelio a través de todo medio y recurso, incluyendo la web.

Animo, que si Dios puso en tu corazón evangelizar desde tu roble El te va a respaldar y a sorprender como lo hizo con los discípulos en pentecostés, llegarás a muchos lugares y a personas de muchas lenguas y lenguajes, ese es el milagro.

Ap 3, 8-10

Dios te continúe bendiciendo

6:28 p. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Muchas gracias por tus palabras, Andrés, por lo que dicen y por venir de ti. A ver cuando conseguimos sincronizar agendas otro día :)

Y muchísimas gracias también, Sara. Será lo que el Espíritu quiera, eso está claro; pero ojalá sea firme como para no frenar Su acción por mi pereza :)

12:19 a. m.

 
Blogger Oscar dijo:

Eleder..un saludo desde Chile.

Este pasaje de las escrituras me gusta mucho, pues puedo ver la preocupación de parte de Dios de darnos a conocer el Mensaje de la Savación en la lengua vernácula.

Creo que debemos disponernos en sus manos, para poder completar esta labor, pues, hay 2529 lenguas que todavía no tienen la Palabra de Dios, la Biblia en la lengua de su corazón.

Te invito, les ivito a visitar nuestra página: www.letrachile.com

Saludos. Oscar

6:01 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!