"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

17 de junio de 2006

El Código: la Solución

Leo en un artículo maravilloso de Pedro Ugarte en la edición vasca de El País:
[...] Siempre asoma algún sujeto, mejor o peor intencionado, que acabaría con el hambre en África vendiendo el Vaticano, desde las estatuas de Miguel Ángel hasta el último anillo cardenalicio. Hoy sólo un analfabeto podría suponer que porque esas cosas acabaran en manos de millonarios neoyorquinos o compañías japonesas cambiaría algo en el mundo. No obstante, puestos a jugar a demagogos, habría un modo mucho más efectivo para extraer fondos eclesiásticos: la integración del cristianismo en el mercado de la identidad corporativa.

La ficción novelesca explota hasta la náusea el imaginario cristiano, ofreciendo al populacho caballeros templarios y hospitalarios, herejes cátaros y arrianos, griales y sábanas, inquisidores y cardenales, judíos y criptojudíos, masones y francmasones, baptistas y anabaptistas, concilios y aquelarres, evangelios apócrifos y biblias extrapoladas. Pues no estaría mal que el Vaticano, con celo recaudatorio digno de Ronaldinho o David Beckham, comenzara a rentabilizar su identidad corporativa, esa que todo el mundo manosea con una impunidad que los tribunales jamás tolerarían con la silueta del Guggenheim, el logotipo de McDonald's o los bajos de la carrocería de Fernando Alonso.

Dado que un ejército de novelistas se forra elucubrando sobre María Magdalena, el papa Bernardino XXXVI, el antipapa Ludovico XIV, la horca de Judas Iscariote o las sandalias de San Genaro de Antioquía, convendría aplicarles el canon correspondiente por el uso del patrimonio intelectual de una entidad ajena. Aplicando la lógica del capitalismo globalizado, el cristianismo generaría unos réditos que ríanse de la cinta para el pelo de Rafa Nadal. [...]
El resto aquí.

Escrito por Eleder a las 9:34 p. m.

5 aportaciones

Anonymous Rodríguez dijo:

Si eso pasara la Iglesia dejaría de ser la Iglesia. ¡Esa es la diferencia!.

11:05 p. m.

 
Blogger Alberto dijo:

Ya lo estoy viendo: Jesu(c)risto marca registrada (por si no esta claro la (c) es la c del copyright :b)

El tio me parece que ha querido socarronear al respecto porque la idea haria que la iglesia fuera otra cosa como ha dicho rodriguez.

Pobre Cristian (Sensus fidelium) tener que pagar un canon por cada post :D

1:54 a. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Je, je...

El texto es irónico, evidentemente. En otra parte del artículo dice: "¿Una utopía? Pues está al alcance de la mano. Ratzinger podría generar tantos recursos como Fernando Alonso. Lo que pasa es que Ratzinger aún no cobra, como el otro, por respirar."

10:22 a. m.

 
Blogger Borja dijo:

La Iglesia no puede registrar la imagen de Jesucristo primero porque tendría que demostrar que es suya. Pero si la imagen del Vaticano, algunas vírgenes famosas, etc. Vale, no podrían tomar fotos pero la literatura es libre. ¿Qué se ganaría? ¿Que ponga Opus Dei ®? Ni siquiera crep que sea obligatorio en un libro.

Hay cosas que se pueden hacer y que no. Y desde luego la Iglesia muchas veces es más buena que una empresa ¡Y menos mal!

Por lo demás, todo el mundo puede hacer un artículo sobre Mac Donals ® así que nada de pagar canon.

2:41 p. m.

 
Blogger Altariel dijo:

¡¡¡Jajajajaja!!! Muy muy muy bueno.

5:44 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!