"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

21 de abril de 2006

Cambio y confianza - 2

(adoro las pausas dramáticas, sí)

Reconozco que fue curioso: uno de esos momentos que se recuerdan con posterioridad como cruciales en la vida. Porque tuve que decidir muchas cosas y muy rápido. Así que, en vista de que los sentimientos no me acompañaban, acudí a la voluntad: y desee quererle. Y pedí a Dios poder hacerlo.

A partir de ahí, el nudo siguió desarrollándose de formas muy curiosas, y empecé a descubrir multitud de esos extrañamientos que te ocurren cuando te descubres creyendo en cosas sin ninguna base, y piensas "¿cómo he podido creerme esto?"; como cuando descubres que determinada historia que te encantaba es una mera leyenda urbana, por ejemplo.

Primero, me di cuenta de lo listo que yo era: "me da igual quién decida el Espíritu... mientras decida a alguien que me guste". Bien, bien. Me suelo reir bastante de estas ironías del Espíritu Santo, es muy aficionado a hacérmelas.

Pero es que después, en el camino del trabajo a casa, voy pensando en algo muy concreto: ¿qué cojones sé yo de Joseph Ratzinger? Pues... lo que me habían contado... ¿pero contado quién? ¿Con quién hablaba yo de la personalidad de los Cardenales? Pues con nadie, claro. ¿Entonces? Ehm... lo que he leído por... No, no, no he leído nada de Ratzinger, ni sobre él, eso tampoco me vale. ¡Eh! Pero he oído, sí. Y... visto en la tele... y los periódicos, ehm... Este...

"Reconócelo, Eleder: Ratzinger te caía mal por lo que habías leído en El País y El Mundo, por lo que has oído en la tele y por lo que alguien te ha contado. No tenías ni idea de él, ni de por qué hacía las cosas que hacía, ni de qué razones tenía para hacerlas, ¡ni siquiera de qué cosas ha hecho en realidad!". Y me doy cuenta de algo curiosísimo: siempre he criticado a los medios de comunicación. Por manipuladores. Por parciales. Por esconder la realidad, deformarla y simplificarla. Y, en un tema tan importante, social y personalmente... les había creído a pies juntillas. Y yo me las daba de persona inteligente y crítica. Bien por mí.

Con esa mirada llego a casa, y empiezo a descubrir que comienzan las mentiras: que si "estuvo con los nazis", que si "es un intolerante con las otras religiones", que si "no escucha a nadie e impone su opinión"... Y voy leyendo cosas. Y me voy a las fuentes; y le leo entrevistas... y voy descubriendo la verdad de la persona que hay detrás de los prejuicios y de las caricaturas (o, al menos, algo más cercano a la verdad). Y claro; comienza a caerme bien.

Y llego al día siguiente: y leo su impresionante alegato, acabado de pronunciar, contra la "Dictadura del Relativismo". Y me doy cuenta de que ES MI PAPA; con esas palabras, proféticas, me ha llegado hasta lo más hondo: en lo primero que le escucho descubro reflejado lo que yo, personalmente, llevaba años denunciando como el gran mal de nuestro siglo XXI, el relativismo de la postmodernidad. Y veo, por fin, cómo el Espíritu ha acertado de pleno: Benedicto XVI es el Papa que la Iglesia y el mundo necesitan.

Y a partir de ahí ha pasado ya un año. Un año de sorpresas: de empuje histórico al ecumenismo, y de reapertura de diálogos que llevaban siglos cerrados; de conciliación con sus mayores adversarios; de cercanía al pueblo, reflejada en cantidades de peregrinos superiores a las del propio Juan Pablo II; de encíclicas sobre el Amor; de homilías instructivas y pedagógicas; de espacios abiertos a los obispos; de simplificaciones en la Curia; y, sobre todo, de una expresión de otro Papa Abuelo, de un señor bávaro que bebe cerveza, tiene siete gatos, toca el piano, no le importa ponerse sombreros estrafalarios, y, sobre todo, mira a la gente a los ojos y les sonríe. De un Papa que quiere al mundo. Y que está en el mundo para hacerle Bien.

Esto era una historia de un cambio: no el cambio del Papa, sino el mío. Y de una confianza: no una confianza en Benedicto XVI, sino en la Iglesia; de cómo puedo confiar en la Iglesia cuando disienta de mí, porque ella sabe de la vida mucho más que yo.

Pero he hablado de planteamiento y de nudo; no he mencionado ningún desenlace. Porque esta historia aún no ha acabado. Y estoy seguro de que, hasta la eucatástrofe final, me esperan aún muchos descubrimientos felices en mi vida, gracias a esta Fe. Y estoy más que dispuesto a disfrutarlos.

Escrito por Eleder a las 1:00 a. m.

19 aportaciones

Blogger Ibn Sina dijo:

Pues si tú dices que es así, Eleder, y que es bueno para la Iglesia y para sus semejantes... será que el Espíritu Santo ha iluminado su corazón, y se ha enmendado al ser nombrado Papa (que no sería el primer pecador que, después de nombrado Papa o Arzobispo, se enmienda y se convierte en santo), porque cuando era... prefecto o lo-que-sea de la Inquisición (o sea, la Congregación para la Doctrina de la Fe), estaba más bien poco iluminado por Dios, y más bien mucho iluminado por las hogueras medievales.

7:20 a. m.

 
Blogger Ibn Sina dijo:

Huelga decir que si tú crees que es un alma buena y luminosa, confío en tu intuición, pero... a mí se me cayó el alma a los pies cuando le vi asomarse al balcón de la plaza de San Pedro.
Y debo confesar que no pude evitar pensar en él cuando Palpatine alzaba los brazos y decía, en el Episodio III: Nos convertiremos en la primera Iglesia Galác... digo, el primer Imperio Galáctico.

No offense given, no offense taken.
:)

7:22 a. m.

 
Blogger acetofenona dijo:

A mi me dió muchísima alegría cuando le vi asomarse al balcón. Ya quería al que saliera, fuera quien fuera, pero cuando vi a alguien que había estado tan cerca de Juan Pablo II, y que era tan criticado por los "progres" (si algo no le gusta a la Ser ni al Pais..seguro que es muy bueno ;-D), me dió verdadera alegría.
Con todos mis respetos, pero lo que dice ibn sina me parece una estupidez gorda.
Un saludo.

10:35 a. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Ibn sina, precisamente la idea que he pretendido dar (no sé si con mucho éxito ;) ) es justamente que esa imagen de "Inquisidor" "poco iluminado por Dios" y afecto a "hogueras medievales" es rotundamente falsa, y producto únicamente de prejuicios basados en el desconocimiento y en la propaganda realizada desde ciertos ámbitos. Si tienes, en cualquier caso, datos para apoyar tu impresión, podemos comentarlos. Pero sin acudir a términos como "hogueras medievales", por favor; los modernísimos campos de concentración han causado bastantes más muertes que las susodichas hogueras ;)

Y Acetofenona, ¡bienvenida al Roblecito! :)

11:29 a. m.

 
Anonymous Anónimo dijo:

Tiene toda la pinta de un abuelito pequeño y simpático y tímido.

Si fuera Enano se llamaría Khosef Rhatz-Zinghêr

Yo le di la mano en un encuentro que hubo en la Universidad de Murcia hace 2 años o así...

Supongo que desde entonces él no se ha lavado esa mano :-)))))

[Se lo preguntaré este verano en Valencia... si no hay mucha gente, jeje]

Para entonces yo ya estaba en la lista de correos del Ratzinger Fan Club, con rusos, brasileños, argentinos, yanquis...


Pablo Azaghâl

11:36 a. m.

 
Blogger Patoace dijo:

Muy buen relato, muy bonita experiencia.

3:30 p. m.

 
Blogger Ibn Sina dijo:

Acetofetona: Dado que me has llamado estúpido, voy a ignorar tus comentarios. No pretendía ofenderte, y ya pedí disculpas. A otra cosa...

Eleder: Creo que tú si me has entendido. Creo que Ratzinger es un buen Papa, pero confieso que cuando estaba a la sombra de Juan Pablo II no me daba buenas vibraciones. Ahora sí me parece un Papa adecuado, luminoso y correcto.

Yo estaba entonando un Mea Culpa, aderezado con algo de sana ironía, y por aquí me llaman estúpido.

Ay dolor, dolor... :)

Por otra parte, considerando que, como dije al principio, sólo era una impresión personal, no puedo dar datos. Pero tienes que tener en cuenta que todo lo que sabía de él era lo que nos ofrecían los medios, y lo cierto es que no me parecía, ni me pareció nunca, la persona idonea para llevar el timón de la nave de San Pedro en tiempos tan duros como los que corren para cualquiera que sea, no ya católico, sino puramente ético y moral con intereses espirituales, como es mi caso.

Por si alguien no lo sabe, soy unitario de educación católica.

9:22 p. m.

 
Blogger Ibn Sina dijo:

Ahora bien, a mí me sigue recordando a Palpatine.

(Ésto es una broma; no tiene ninguna relevancia de ningún tipo ni pretende ofender a nadie)

9:23 p. m.

 
Blogger Ibn Sina dijo:

Por otra parte, dime cuando quieras si puedo enviar un texto sobre el Sábado Santo a tu texto sobre el Domingo de Resurrección.

9:35 p. m.

 
Blogger acetofenona dijo:

Lo siento, ibn Sina, no pretendía ofenderte, pero es que esto que dices: "(que no sería el primer pecador que, después de nombrado Papa o Arzobispo, se enmienda y se convierte en santo),etc, etc" me parece una estupidez.
Y no trato de llamarte estúpido, que no creo que lo seas, aunque juzcar a un gran Cardenal como este, diciendo que era un "pecador que tal vez se enmendara al ser Papa".., en fin.., mejor no sigo.
Muchas gracias por la bienvenida eleder. Me ha gustado tu blog ;-)

10:45 p. m.

 
Blogger Aeronauta dijo:

Apagaré mi tea ardiendo ya, pero no esperaba menos, hombre, si uno ama con la voluntad, y después, parafraseando al mismo Señor, ¡lo demás se nos da por añadidura! Muy simpático y dramático tu relato en entregas diferidas.

Ah! Gracias por tu enlace, es un honor.

5:06 a. m.

 
Blogger Aeronauta dijo:

Me inspirate algo y lo he dejado en mi sitio por si quieres verlo :)
Saludos.

6:01 a. m.

 
Blogger Ibn Sina dijo:

Ah... ¿Y acaso no es verdad, Acetofetona, lo que he dicho? ¿No ha habido grandes pecadores que después de ser elegidos para un cargo se volvieron almas luminosas? (Thomas Beckett, por ejemplo? No veo la estupidez por ninguna parte.

2:10 p. m.

 
Blogger Andrés 2.0 dijo:

A mí también me gustan las pausas dramáticas, dan ambiente, jeje.

Lo primero que tengo que decirte es enhorabuena por el trabajo de honradez y sentido crítico. Yo tampoco me fío de ningún medio, de un lado ni de otro, y menos aún creo que si algo es criticado por los que no me caen bien, tenga que ser bueno... (esto lo digo por acetofenona). Pero al final todos tenemos nuestros prejuicios y hay que ser muy valiente para luchar contra ellos.

En cuanto a Ratzinger, lo único que puedo decir sin ser de oídas es acerca de la Deus Caritas Est, que publicaste aquí y he leído entera. Y me llamó mucho la atención. Me gustó sobre todo la primera parte, cuando habla del amor en general. Encontré conceptos que había encontrado antes en otra doctrina, la del Tantra, que parece que lleva diciendo desde hace mucho, y que no había leído antes en ninguna otra doctrina, incluyendo todo lo que he podido ver hasta ahora de la cristiana.

Luego, cuando habla del amor de Dios, ya no me convence tanto. Pero no por algo particular de este hombre, sino por algo más fundamental de la fe cristiana. Hay un párrafo que creo que resume bastante bien:

Dios es en absoluto la fuente originaria de cada ser; pero este principio creativo de todas las cosas —el Logos, la razón primordial— es al mismo tiempo un amante con toda la pasión de un verdadero amor.

Es que yo, simplemente, no creo eso. A mí, en lo más profundo, no me viene que ese principio creativo sea amante; las cosas son de otra manera. Con lo cual, me parece que todo el castillo cristiano se desmonta, y quedan sólo una multitud de doctrinas, personas, hechos, ideas, unas me convencen más y otras menos. Pero no tengo esa confianza que tenéis vosotros, que os lleva hasta a decidir cambiar vuestros sentimientos porque "la iglesia, que sabe más que yo, lo dice, luego debo ser yo el equivocado".

Aunque bueno, no tengo esa confianza, pero tengo otras cosas.

(P.D. ¿ves por qué escribo tan de tarde en tarde por aquí? Es laaargo... :D)

2:23 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Decir que si algo le disgusta a la SER o a El País debe ser bueno, para luego usar la COPE como referencia informativa, es un ejercicio lógico tan perverso que haría que Bertrand Russell se levantara de entre los muertos, te azotara 100 veces con sus obras completas y se volviera a morir del disgusto. Juan Manuel de Prada es otra fuente de información y opinión absolutamente desternillante, si eres capaz de acabarte algo de lo que escribe. Pero no creo que sea buena política creerse lo que dice. Allá cada uno.

En efecto, se han dicho sobre Ratzinger cosas muy desvirtuadas: sirvió en el ejército pero no en el Partido Nazi, cosa que por otra parte era inescapable en aquella situación. Pero sí es cierto que ha dirigido la Inquisición / Santo Oficio / como lo llames ahora, lo cual sí me parece cuestionable. Hay cosas mejores y peores, como con todo.

La Iglesia ha tenido muchos muchos Papas, y los Papas son gente por más que se pretenda a veces lo contrario. Ignoro si el Papado cambiará o no a Ratzinger, y a mí me da igual. Pero la asunción de que por ser elegido Papa uno está investido de determinadas virtudes morales es tan errónea como hacer lo mismo con cualquier otro cargo. La Iglesia ha tenido Papas de legendaria bondad (Juan XXIII), y ha tenido a gentuza como el papa Borgia (Alejandro VI si no me equivoco), o el execrable León X. Como se ve, no se puede afirmar nada a priori.

Por último, yo no encuentro un parecido tan grande con Palpatine como con Aníbal Lecter (o Anthony Hopkins, mejor dicho). Recuerdo haber pensado cuando salió al balcón: "Parece un vampiro. Sería cojonudo que ahora le mordiera la cara a ese de al lado." :D

4:24 p. m.

 
Blogger hna josefina dijo:

¡Me encantó tu narración!
Y me sentí bastante identificada. La diferencia fue que -dos o tres días antes- vi por televisión una Misa celebrada por él, en la que durante la homilía habló de Juan Pablo, y me quedé totalmente asombrada: 'Un hombre que habla así no puede ser nunca parecido a la idea que yo tenía de él'... Por eso, cuando salió electo, ya me lo sospechaba de otra forma.
Ahora trato de seguirlo, y cada día me asombro y me gusta más.
Me parece que es importantísimo eso: seguirlo. NO leer sólo comentarios de otros. Porque antes caí en la misma trampa que vos.
Desde ya que si es Papa, para los católicos 'es el Papa'. Pero de eso no hablamos, porque sabemos que Dios asegura su asistencia sea quien, o cómo -aunque sea un Borgia-, sea el Papa... Lo impresionante es además la persona Joseph Ratzinger, para HOY.

3:32 a. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Ibn sina, envíalo en cuanto quieras, desde luego :)

En cualquier caso, precisamente lo que criticaba (auto-criticaba, en realidad) es el cómo nos dejamos llevar por "lo que oimos de alguien"... y eso, cuando Internet nos pone tan a mano la información de casi primera mano, es difícilmente entendible para gente supuestamente crítica como nosotros. Y ahí está, sobre todo, lo de asumir de Ratzinger que sea un "pecador". Seguramente lo será, igual que todos nosotros. Pero no ha sonado especialmente caritativo, ¿no? ;)

Gracias a aeronauta y a la hermana josefina por sus palabras. Muy interesante la alusión a la "asistencia de Dios" incluso siendo un "Borgia"... otra cosa para hablar con más calma...

Y dejo otro comentario para Andrés e Imperator :)

2:47 a. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Andrés, supongo que eres consciente de lo interesantísima que sería esa comparación entre la Deus Caritas Est y el tantra, ¿no? :D

Tu objeción, sin embargo, es muy "moderna", en cierto sentido: hay muchas personas que pueden "creer" o "sentir" algún tipo de Dios, pero que no pueden aceptar la idea de un Dios personal, que ama. Y yo creo que las cosas son, efectivamente, de esa manera: que el principio de todo es el Amor. Lo creo firmemente, y por eso se me sostiene el edificio :) Pero ahí está la cosa: Dios es personal, y por ello la Fe no es cosa de "convencimiento" o de "razonamiento", sino de "encuentro": de un encuentro personal con un Crucificado que era Dios. Y es posible tener ese encuentro, muchos grandes pensadores originalmente ateos lo han tenido. Pero no es algo que se pueda forzar.

Por último, Imperator, pese a que me suele gustar lo que leo de Prada, no seré yo quien use la COPE como referencia informativa, desde luego ;) (por algo cada día compro un periódico distinto). Sobre la Congregación para la Doctrina de la Fe habría mucho que hablar, pero está claro que, si te ponen en un sitio a hacer un trabajo poco agradable pero necesario, tratas de hacerlo lo mejor posible. Pienso en un encargado de personal que tiene entre sus cometidos despedir a empleados que lo merecen, por ejemplo.

Sobre la bondad de los Papas, es cierto también; pero leía en algún sitio lo curioso que, con Papas objetivamente lamentables, que hicieron cosas vergonzosas, ni uno solo se separó una coma en la Doctrina de la Iglesia. Hicieron todo mal, si se quiere, menos justamente eso. Por ahí entiendo la "asistencia" de la que hablaba la hermana Josefina.

Y sí, a mí también me dio un aire a Palpatine. Pero es que siempre me ha encantado ese personaje! Y me encantaría leer fuentes primarias sobre él, y no burda propaganda de la Alianza, que ni siquiera consigue que deje de caerme más simpático que todo el Consejo Jedi junto y hecho una bola ;)

Una vez más, ¡gracias a todos!

2:56 a. m.

 
Blogger Ibn Sina dijo:

Eleder: El Sábado Santo ya debería de estar en tu buzón.

10:01 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!