"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

14 de marzo de 2006

Qué quiero ser de mayor

Últimamente, varias personas de mi alrededor han manifestado su preocupación por haber o no haber cumplido sus expectativas personales; han echado una mirada atrás, y han pensado si su situación actual responder a sus sueños, sus ilusiones y sus esperanzas de la infancia y la primera juventud. Si son quien querían haber sido.

Yo no he sido ajeno a estas disquisiciones, como es natural. Y ese diálogo entre el yo-presente y el yo-pasado creo que puede ser muy enriquecedor. Pero lo más curioso es que esto me ha hecho pensar no tanto sobre las realidades, sino sobre las expectativas.

En ese "qué quiero ser de mayor" muchas veces hemos volcado ilusiones, sueños y esperanzas varias: quizás no tanto de status social pero sí de comodidad; de poder realizar los viajes que siempre hemos deseado; de tener tiempo libre para nuestros hobbies; de tener un trabajo que nos realizara... Y, cuando todo esto falla, cuando seguimos en el paro o con trabajos tristes, a punto de llegar o sobrepasando ya los treinta años, reconozco que es normal que nos quede esa sensación de "no estoy consiguiendo lo que debiera".

Pero, sobre todo para un cristiano, hay una única respuesta correcta a la pregunta "qué quiero ser de mayor": "una mejor persona". Si hubiéramos enfocado nuestras expectativas a "espero ser alguien que escuche más, que sea humilde pero a la vez atrevido, que no me preocupe tanto por la comodidad, no odiar, vivir todo lo que me ocurra con alegría"... Si hubiéramos hecho todo eso, tendríamos una mejor medida para saber si estamos cumpliendo no sólo con nuestras expectativas, sino con las de Dios; si estamos consiguiendo crecer de verdad.

Y, sobre todo, nos daríamos cuenta de que, a diferencia de las otras... estas expectativas única y exclusivamente dependen de nosotros. Nadie nos las puede dificultar ni arrebatar. Y seríamos libres para llevarlas a cabo.

¿No es un buen plan?

Escrito por Eleder a las 2:57 a. m.

4 aportaciones

Blogger Juan Ignacio dijo:

¡Muy bueno!

Y ser cristiano no es "ser una buena persona", porque se puede serlo sin ser cristiano y porque ser cristiano se define de otra manera. Pero esto es un raye mío, entiendo lo que quisiste decir.

Me paso hace poco cuando alguien decía ser un tipo muy responsable y que si todos fueran cumplidores y etc. el país mejoraría. Y yo le dije que prefería no pagar un impuesto pero tener menos odio, o bronca, o envidia.

Claro, siendo mejores personas se traducirá en que luego seremos buenos pagadores de impuestos y buenos ciudadanos y etc.

Uy que largo; ya está.

1:05 p. m.

 
Blogger Declan Huerta Murphy pbo dijo:

Yo tengo 30 años, y estoy de acuerdo con lo que dices. A esa edad se pueden haber tomado decisiones vitales en el sentido más pleno del término. Es bueno mirar atrás y aprender, arrepentirse, sonreir o dar gracias. De hecho creo que sería una necedad mirar atrás y no arrepentirse de nada o no ser capaz de evocar nada que nos traiga esa sonrisa.
En el fondo se puede plantear este tema como una tensión entre tener o ser. Hay la clara tentación de querer evaluar la vida con logros o realizaciones, en vez de quererla valorar en entrega, responsabilidades, madurez y amor.
Yo cuando sea mayor, quiero ser capaz de arrepentirme y empezar de nuevo todas las veces que haga falta, llevar en el rostro una sonrisa que hable calladamente de lo que llevo dentro y ser capaz de amar cada vez más. No está mal para un pastor, ¿verdad? ;)

9:36 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo:

Bueno, habiendo pasado esta semana con mi familia, con mis abuelos, ya no me preocupa lo que soy de mayor, de todas formas, cuando sea viejo , lo voy a olvidar.
Me preocupa más si, cuando deje de ser productivo, me quedaré arrinconado sentado en una butaca al fuego, sólo; quizás con menos suerte que mis abuelos, ya que éstos tienen hijos y nietos, y aunque no seamos de lo mejor, almenos algunos no nos importa estar sentados horas haciendo compañía.

2:53 p. m.

 
Blogger Camus dijo:

Mi experiencia me dice que el quiere algo tiene que moverse.
Tanto para los sueños como para todo lo demás.

Pero tb creo que algunos estan gafados, y lo que otros consiguen con facilidad, se les niega una y otra vez.

Mis sueños no son muchos y hago limpieza de vez en cuando para motivarme y para darme cuenta de que cosas tienen sentido y que no.
No estoy a disgusto con mi vida, pero creo que aun me falta mucho por hacer, por vivir.

Y, claro unos dias se ven las cosas mas claras que otras.

1:43 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!