"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

10 de marzo de 2006

Gusanos

Muy relacionado con la discusión que tuvimos aquí sobre la "mala interpretación" de la humildad, la que hacer perder la autoestima propia, en Sensus Fidelium se apunta una interesante reflexión: "La teología del gusano es una manera de entender a Dios y su relación con los seres humanos que inclina a estos a sentirse gusanos indignos, en lugar de hijos dignísimos del Padre, viendo que todo lo que hacemos y vivimos no es digno de Dios, generando una conciencia culposa (hacia uno) y culpable (hacia los demás)." De lectura recomendada, ese post y el artículo en Zenit.org que menciona.

Y, curiosamente, en la misa del domingo surgió otra vez este tema: cómo somos una cosa importantísima, suprema y maravillosa, pero cómo, precisamente por eso, tenemos que cuidarnos para que pueda brillar. Y es que cuando se intenta "humillar" a alguien, precisamente se le dice "no vales para nada, no sé para qué lo intentas porque no vas a conseguir nada". La Iglesia, incluso en sus peores interpretaciones, nos dice "sois lo mejor, sois la pura imagen de Dios; precisamente por eso, para demostrar lo que valéis, tenéis que esforzaros".

Y ha recordado Daniel 2,31-34: el sueño que tuvo el rey Nabucodonosor, sobre una estatua con la cabeza de oro, el pecho de plata, el vientre de bronce, las piernas de hierro y los pies de barro (de donde viene nuestra expresión "tener los pies de barro", por cierto); una preciosa lectura.

Escrito por Eleder a las 5:04 a. m.

3 aportaciones

Blogger Imperator dijo:

Uno podría argumentar que si Dios es a nuestra imagen y semejanza, no merece mucho respeto y no debe ser un gran tipo ;)

1:28 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo:

La cuestión es que Dios no es a nuestra imagen y semejanza, sino nosotros a su imagen y semejanza: dignos por ser imagen, imperfectos por ser semejantes (no iguales).
Sí, es una gran Persona (bueno, tres). ;)
Jorge, de Cuenca.

7:26 p. m.

 
Blogger Cristián Ahumada dijo:

Qué tema es pensar en que somos "imagen y semejanza de Dios", base para los creyentes de toda la dignidad humana, y base de la doctrina social de la Iglesia, y del diálogo con los derechos humanos.

Pero ¿qué significa, entonces, la noción bíblica de Imagen y Semejanza de Dios? Voy a tratar de desarrollarlo en mi Blog para dar más pistas. Y no estoy de acuerdo con el primer post de imperator, tomando una frase de Feuerbach, diciendo que proyectamos nuestras necesidades creando dioses que se adecuen a satisfacer de lo que carecemos.

11:30 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!