"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

2 de marzo de 2006

Cenar en Cuaresma

Esto viene de un par de comentarios en el post "Postear en Cuaresma", y de una charla en paralelo con otro compañero... y al final me ha parecido oportuno ponerlo aquí (si ya es algo largo para un post, ¡imaginad para un comentario...!)

El ejemplo de la Iglesia como una familia no es del todo exacto (como ninguna comparación lo es), pero creo que aquí puede ilustrar algo. La familia Pérez se reune todos los años por el cumpleaños del abuelo. Hay alegría, fiesta y jolgorio, y todos comen cordero, la comida favorita del abuelo. Además, para hacer más solemne la fiesta, todos los asistentes van de blanco y con pajarita. Lo de la pajarita es una tontería, pero al abuelo le hace muchísima gracia, y además, le hace ilusión ver cómo toda su familia se acuerda del detalle cada año. A algunos les parece un tanto ridículo incluso, pero piensan "mira, si a él le hace feliz...", y además, al final lo disfrutan, viendo sonreir a todo el mundo. Nadie lo siente como "el abuelo nos obliga a ir de blanco"; es una regla, sí, pero la cumplen con gusto.

Dos primos, un año, deciden que no les apetece cordero; que no es que tengan especial razón, pero que prefieren comer pizza. Se sacan su pizza en medio de la cena, y empiezan a comerla. Todos les miran.

Pero es que además, han decidido ir de negro. Cuando alguien les ha preguntado, han dicho "¿Qué ocurre? ¿Acaso el abuelo nos va a querer menos por ello?"

Y no; es obvio que al abuelo no "le importa", en el sentido de que su amor por sus nietos no depende del color de su traje. Pero sí es verdad que esos primos demostrarían un mayor respeto a su abuelo, al que realmente quieren, simplemente haciendo esa tontería (comer cordero, ir de blanco y llevar pajarita una vez al año) que al abuelo le hace feliz.

La Cuaresma es como esa cena; pero con el matiz de que lo que tenemos los cristianos en la cabeza no es un cumpleaños, sino la próxima muerte de nuestro Padre. Entonces... No es que no haya que reirse en Viernes Santo; yo recuerdo haberme reido alguna vez, de forma discreta, en el velatorio de un amigo; por ejemplo, para disipar la tensión al lado de alguien que lo estaba pasando realmente mal. Pero un cristiano, un Viernes Santo, tiene esa muerte en la cabeza; es un aniversario. Y es normal pedir una cierta discreción.

Igual que, tres días después, lo que se conmemora es el Triunfo contra la Muerte, la Resurrección, y entonces es un cumpleaños lo que celebramos: el cumpleaños de todos nosotros.

Y todo esto hay que tenerlo presente siempre, no sólo en unas fechas, igual que la muerte de un amigo o la alegría de un nacimiento la tienes presente siempre; pero es bueno hacerla presente en comunidad en sus fechas señaladas. Y de ahí vienen esas reglas.

Escrito por Eleder a las 11:06 p. m.

0 aportaciones

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!