"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

4 de febrero de 2006

Dios como Espectador

A raíz de las últimas charlas en este Roble, Altariel ha publicado algunas reflexiones sobre la idea de si Dios es espectador o si es un Dios que participa.

Ella, sin ser católica, parte de la asunción, primero, de que Dios existe; y segundo, que es una "inteligencia que lo ha creado todo". Partamos de aquí, pues.

Esta asunción, no lo dudo, da problemas. Creer que Dios es un Alguien, un Creador, nos lleva, efectivamente, a esa pregunta: ¿y qué hizo después? "Y al Séptimo día descansó"... ¿Y no ha vuelto a trabajar desde entonces?

El Mal en el mundo, desde luego, es un incentivo potente para estas reflexiones. Parecería, efectivamente, que Dios se ha "retraído", dejándonos a nosotros arreglarlo todo. Aun aquí ya hay una respuesta a la pregunta "¿Por qué no haces nada por arreglar el mal?": la típica respuesta "Ya he hecho algo; te he hecho a ti".

Por otra parte, muchas veces es posible sentir muy cerca a Dios; sentir Su presencia en nosotros, Su fuerza ayudando a nuestra voluntad, y Su palabra resplandeciendo en nuestra mente. Un Dios que nos quiere, nos apoya y nos asiste no es, en puridad, un "Dios ausente". Sí es un Dios que nos da libertad, porque quiere que crezcamos, como un Padre que educa a sus hijos, y que no le evita todos los riesgos de la vida; y que, aunque le duela, asume el riesgo de que sus hijos puedan caerse y hacerse daño, porque sabe que sólo así aprenderán a andar; y en la caída Él estará ahí para curarles y ayudarles a levantarse.

Sí... la teoría es bonita. Y a veces puede convencer. Pero otras veces no. Y es que el Dolor está demasiado presente en el mundo, es demasiado agudo, como para que no nos parezca, a veces, todo esto una cruel ironía: "Sí, sí, yo te quiero mucho, no te preocupes, siempre voy a estar ahí... pero, por si acaso, te miro desde aquí arriba, sin moverme de mi Beatitud. Pero te apoyo moralmente, ¿eh?". Y quizás no sea justo pensar esto... pero es humano. "Si tanto Te compadeces de nosotros, ¿por qué no haces algo más 'en serio', eh? ¿Cómo puedo creerme tu compasión?". Y Dios, a esa angustia plenamente humana, quiere responder. Pero no puede responder "arreglándolo todo", pues eso sería privarnos de nuestra libertad. ¿Entonces?

El Padre Declan, que conocí en Cuenca, y cuyo recién nacido blog está empezando ya a fascinarme, me dijo una frase sencilla: "com-padecerse" es "padecer con". Un Dios creíble, un Dios aceptable, sólo puede ser un Dios que se compadece de verdad: que padece con nosotros.

Y Dios respondió. Bajó de Su Beatitud y de Su Gloria; se desnudó, en todos los sentidos; se vistió los harapos de un campesino pobre de una tierra oprimida; anduvo en la Tierra; vivió con nosotros, dijo lo que tenía que decir, y aceptó la tortura, el dolor y la muerte. Y acabó en una Cruz.

A partir de la Cruz, se podrán decir muchas cosas a Dios: pero lo que está claro es que Dios no está ya "ausente"; no se despreocupa altivamente, o se preocupa ligeramente, oyendo desde Su trono los "ayes" de sus súbditos y dándoles palmaditas en la espalda. Bajó, y cargó realmente con el dolor del mundo. Y nos demostró, de forma activa y clara, que se preocupa, que Está, y que nos acompaña, y no de forma metafórica.

La Realidad, como bien siente Altariel, afirma a Dios. La Cruz afirma Su amor. Y, como nos recuerda Aquí estamos en estos días, Only love is credible; sólo el amor es creíble.
En un Dios Crucificado sí se puede creer. Y confiar.

Escrito por Eleder a las 2:04 p. m.

49 aportaciones

Blogger Imperator dijo:

Aceptemos las tesis de Altariel como base. Encuentro varias contradicciones difíciles de salvar:
1)"¿Por qué no haces nada por arreglar el mal?": la típica respuesta "Ya he hecho algo; te he hecho a ti".
Esa idea supone aceptar que Dios ha creado criaturas falibles, capaces del mal, y ha preparado un Infierno para castigarlas por la falibilidad que les ha dado, pudiendo hacerlas mejores. Dios es un farsante, o un sádico.
2) y en la caída Él estará ahí para curarles y ayudarles a levantarse.
Leyendo el Apocalipsis la conclusión es otra, y se contradice directamente con la afirmación de que Dios nos ayuda.
3)Y Dios respondió. Bajó de Su Beatitud y de Su Gloria; se desnudó, en todos los sentidos; se vistió los harapos de un campesino pobre de una tierra oprimida; anduvo en la Tierra; vivió con nosotros, dijo lo que tenía que decir, y aceptó la tortura, el dolor y la muerte. Y acabó en una Cruz.
Y visto el estado del mundo, fracasó totalmente. Su muerte no hizo nada por disminuir el sufrimiento y el pecado del mundo. De su muertesurgieron muchas sectas que han causado en su nombre toneladas de mal, dolor y sufrimiento. Si aceptamos el mensaje cristiano, Dios ha fracasado (además de ser un sádico farsante por los puntos anteriores).
4)Bajó, y cargó realmente con el dolor del mundo.[...]En un Dios Crucificado sí se puede creer. Y confiar.
Visto el resultado, y atendiendo a otras muchas narraciones de la Biblia, es absurdo confiar en él. Es torpe, incoherente, mentiroso y poco digno de confianza. En general, no da una a derechas.

1:42 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Oye Eleder, una cosa: espero no estar molestándote al comentar aquí desde un punto de vista no sólo ateo, sino contrario a las religiones organizadas. Agradezco la oportunidad de participar en un debate sobre un tema como este que me interesa, pero no quiero ser un troll, ni un pesado. Respeto profundamente tu opinión por más que en ocasiones sea tan diametralmente opuesta a la mía, y por ello no deseo causartemolestias. Este es tu espacio, y como tal lo respeto.

1:44 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo:

El caso es que es indemostrable que Dios haya intervenido, más allá de haber dotado al ser humano de la voluntad necesaria para avanzar, esquivar, innovar, luchar y no rendirse, etc.
Puede que Jesús fuera Dios o puede que sólo fuera un hombre, y es que cualquier intervención divina constatable será a través del hombre, como supuestamente ha actuado a lo largo de todos los siglos.
Siempre que la gente se ha visto "salvada" por Dios, éste ha estado representado por alguien en la tierra, alguien tan convencido de ser un enviado de Dios que ha sido capaz de ayudar a la Humanidad.
Pero la pregunta es, ¿es necesaria la fe para que el hombre sea capaz de ir más allá de sus límites y ayudarse a si mismo?
Porque si alguien conseguirá alguna vez la paz en el mundo o el fin del hambre, ése será un ser humano, y no un milagro de Dios.

4:05 p. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Imperator, no te preocupes. Tengo tu correo, y sé que puedo "meta-comentar" contigo por privado cuando haga falta, tanto sobre el fondo como sobre la forma. Pero mientras no diga nada... Este blog es un testimonio de las cosas que creo, y mal demostraría creer en ellas no dejándome confrontarlas.

Pero si veo que por la razón que sea eso modifica, de forma no voluntaria, la idea que tenía para el blog, hablaremos, no te preocupes :)

¡Gracias!

5:35 p. m.

 
Blogger Declan Huerta Murphy pbo dijo:

Este tema desde luego ha originado una disciplina propia en la Teología, la Teodicea -el decir bien de Dios-. Fue, si no recuerdo mal, el filósofo Leibniz quien la acuño tras el gran terremoto de Lisboa que fue un shock para el mundo occidental del siglo XVIII. La idea de Dios como espectador viene del deísmo ilustrado; Dios sería el gran arquitecto, o el gran relojero, que una vez creada la maquinaria se desentiende de ella. Es ciertamente una visión incompleta de Dios, pero con ello se quiso justificar la ausencia de Dios y la persistencia del mal en el mundo.
Yo personalmente creo que la presencia del mal en el mundo y la ausencia a primera vista de Dios es más bien un problema sobre la libertad del hombre. No quisiera extenderme innecesariamente, pero creo que este es un solido punto de partida, porque se parte de dos principios sobre los que podemos estar de acuerdo mucha gente con preocupación por el tema. El primer principio lo podríamos formular como hipótesis, para poder incluir a imperator en nuestra reflexión, que sería la existencia de un Dios creador. El segundo principio sería que el hombre es libre, y que esta libertad es una de sus características principales, y lo siento, pero a pesar de las dificultades al respecto sobre nuestro grado de libertad hay que presentarla como tésis, puesto que necesitamos un punto de partida mínimo. Si negamos la libertad del hombre, al menos en cuanto una capacidad esencial, esta discusión no tiene sentido.
Sentados estos principios yo sostengo que Dios interviene, y que no es ajeno al sufrimiento del hombre. El único límite, la única barrera a su acción es la libertad que nos ha otorgado. O somos libres, y por tanto responsables de nuestros actos, o somos una sombra sin sentido. Yo afirmo la libertad del hombre, porque sin libertad no podría realizar lo más grande y lo que en definitiva lo define, que es el amor, y este entendido como el culmen de la evolución: autoconciencia capaz de poseerse para donarse.
Dios respeta la libertad porque el amor es precisamente lo que nos hace imagen y semejanza suya. Esto hace del hombre algo realmente maravilloso, pero la contrapartida es que fallar en ello supone un auténtico drama. La raíz del mal moral ( o ético, me es indistinto, pues etimológicamente significan lo mismo) está en la negativa del hombre al amor.
De momento os dejo esto, y si surge seguiré profundizando si os parece.
Lo pondré también en mi blog (Splendor Veritatis)

7:32 p. m.

 
Blogger Juan Ignacio dijo:

Me encantó la de "usuario anónimo":

"Porque si alguien conseguirá alguna vez la paz en el mundo o el fin del hambre, ése será un ser humano, y no un milagro de Dios."

Pues yo creo que si eso sucediera, serían las dos cosas: los hombres y Dios.

Y será su plan, pues parece ser que Dios quiere que de todo seamos artífices. Por eso el libre albedrío, por eso la "no intervención".

(Demás está decir que todo esto de Dios espectador y etc. es una forma muy humana de ver a un Dios que, por lo pronto, no sufre del tiempo del que sufrimos nosotros. Así que es muy imperfecto (pero qué otra nos queda) que imaginarlo como alguien que mira y no actúa. Así como es imperfecto imaginarlo sabiendo el futuro y no por eso impidiendo que seamos los artífices del mismo).

Como siempre, alguien podrá corregirme si ando usando mal las palabras.

3:06 a. m.

 
Anonymous Anónimo dijo:

Mi visión desde hace más o menos 10 años, es la de un dios que nos observa, y se muere de risa al vernos.
No me queda más remedio que creer en Dios, son 20 años de educación católica,(pero 10 de "contraeducación"). Así que creo, pero "las cosas no me cuadran".
Creo en el Bien y la Bondad, pero esta no está en las Alturas, está dentro de cada uno de nosotros, y nosotros tenemos la opción de obrar bien, o mal.
Pero la idea de un Dios participativo con lo que le sucede al hombre, a mi personalmente no me cuadra ni responde mis dudas.
La única forma en la que veo que Dios participa en los males del Hombre, es en su permisividad, sino, véase la parábola de Job: Dios permite al diablo que éste "putee" a Job todo lo que pueda y más. (Perdón por lo de putear, pero no conozco una palabra que lo defina mejor).

Morwaith (anónimo 2)

10:26 a. m.

 
Anonymous keleb-dûr dijo:

Dios es Amor, el Amor nos impele a preocuparnos por nuestro prójimo y ayudarlo, ergo Dios sí actúa en el mundo.
No echemos a Dios la culpa de lo que no hacemos nosotros.

Imperator, Dios no fracasó al morir en la Cruz....porque resucitó, esa fue su victoria. Aunque entiendo que, desde tu punto de vista, sea todo bastante absurdo. Y Dios no creó el Infierno para castigarnos. Dios es un Dios misericordioso y perdona. Ya la Iglesia ha cambiado la visión que se tenía del Infierno. Personalmente creo que el Infierno está en este mundo, en el Mal que hacemos, en las almas malignas que sólo desean la destrucción, bastante Infierno debe ser vivir así. Aunque esta es una visión un poco cátara del asunto ¿no? XDDDD Seré hereje.

11:20 a. m.

 
Anonymous Anónimo dijo:

Citando a Keleb, ese es uno de los problemas de la Iglesia, que dentro de ella ya no se aclara con lo que existe o no (al menos sigue creyendo en la existencia de Dios).
O el infierno existe, o los Santos que lo han visitado, lo que han sufrio son alucinanciones.
O existe el infierno, o no existe ni el diablo y su séquito.
Y si no existe el infierno, ni el diablo, no existen los ángeles, ni el purgatorio (porque ahora el limbo tampoco existe).
No soy quien para juzgar quien se salvará ni quien no, yo busco la justicia en este mundo, pero o existe un castigo (aunque sea el purgatorio)o no hay justicia divina, porque el infierno del que habla Keleb, solo lo sufren los "pobres sufridores".
Morwaith (anónimo2)

11:32 a. m.

 
Blogger P. Gines dijo:

¿Y Jesús que dice de esto? Pues dice lo siguiente en la parábola del Trigo y la Cizaña:

-Que Dios hizo bien el mundo (sin mal y sin dolor), con seres libres (hombres y ángeles).

-Que "por la noche vino el Enemigo malo y sembró cizaña" en medio del campo con raíz buena.

-Que por lo tanto, vemos como en el campo crecen cosas santas y también cosas malas (de esas que hacen decir "Dios ha fracasado").

-Los ángeles segadores (y algunos hombres) dicen: "Oh, Señor del campo, arranquemos TODO lo malo YA!!!"

-El Señor dice: "mejor esperar".

¿Por qué? Parece que si Dios arrancase y quemase todas las hierbas malas "ya", quemaría entre ellas a muchos blogueros que estamos por aquí... ¿Estamos seguros de no ser parte de esa cizaña que pedimos que sea quemada?

Parece que Dios está esperando Su momento, y que es una suerte para nosotros (un tiempo extra) que todavía ese momento no haya llegado, porque puede que ahora mismo seamos parte de las hierbas malas, no de las buenas. ¿O estamos dando fruto de trigo bueno?

Pero, por otra parte, que Dios esté esperando el momento para quitar TODO el mal, no quiere decir que no actúe para quitar algunes males concretos y fomentar algunos -incontables- bienes concretos. Va quitando mi pereza, o tu avaricia, por ejemplo. Va curando -por medio de milagros o de la ciencia- aquí y allí. Hay gente que se perdona y otros que se arrepienten de su mal y cambian.

Cada día son perdonados millones de pecados y de pecadores. Hay todo un proceso de sanear la cosecha, aunque el final, la limpieza TOTAL (se nos dice)será traumática.

Otras consideraciones:

- El mal tiene su origen en el diablo; hacer teodicea sin diablo es una patata. [Se puede matizar en actos concretos, pero en origen es así]

- El infierno no es algo preparado por Dios: es el estado de existencia eterna de aquellas voluntades que libremente han rechazado a Dios.

En la Eternidad con Dios uno lo pasa bien, pero en la Eternidad sin Dios -porque Dios es lo único que da sentido a algo tan basto como la Eternidad- el agobio es eterno... y cualquier pequeña molestia/cabreo/soledad/fastidio, cuando es eterna, es un infierno (el efecto "gota malaya").

Si tú no eres capaz de estar a solas contigo mismo una tarde lluviosa, que te agobia, imagina estar a solas contigo mismo eternamente, sabiendo (allí) que hay un Dios Bueno... pero que como has decidido que no lo aguantas (o has decidido que no existe) no vas a ir nunca a Él.

Porque allí ya no puedes cambiar: te construiste a ti mismo en tu vida mortal.

Un soberbio puede decir: "yo conmigo mismo ya estaré muy bien, no necesito a nadie ni nada". Es el tipo de personalidad que, una vez en la Eternidad, vive eternamente -y duele a la larga- lo que ha elegido: "yo conmigo mismo sin nadie ni nada".

Sobre Apocalipsis: queda clarísimo que Dios ayuda a los hombres en Apocalipsis, ya que quien se baña con la Sangre del Cordero puede entrar en la Jerusalén Celestial (la Sangre del Cordero es el poder de JesuCristo que perdona y sana a los pecadores a través de la Comunión, la Confesión y el Bautismo.... millones de personas así limpiadas en la historia).

También Dios -vemos en Apocalipsis- oye las oraciones de los santos (los cristianos) que piden justicia en el mundo (los ángeles suben las oraciones de los mártires que interceden, como incienso al altar).

Hay que saber las claves para interpretar bien Apocalipsis. De hecho, la mitad de Apocalipsis representa una misa (como analiza Scott Hahn en "La Cena del Cordero"; siendo un ex-protestante experto en Apocalipsis que se hizo teólogo católico es muy interesante y legible).

11:49 a. m.

 
Blogger Eleder dijo:

¿¿Que la Iglesia no se aclara?? Morwaith, una cosa es que la doctrina no se conozca debidamente, o que haya partes de ella que determinadas personas no acepten; pero la doctrina está más que clara, y resumida aquí.

Y sobre el infierno, la cosa está clara: es la "ausencia de Dios", pero la real. Y no es un "castigo", porque es simplemente una consecuencia de esa misma libertad. Si el hombre decide alejarse de Dios y no aceptarle, Dios no le puede obligar. Pero la existencia sin Dios es algo inasumible (igual que sería la vida sin amor, sin afecto, sin Bien, etc). Y a eso se le llama infierno.

En cualquier caso, sí os pediría que intentáramos no hacer un "totum revolutum" en los comentarios, que era precisamente uno de mis temores: intentemos centrarnos en el tema de cada post, ¿vale? :)

11:50 a. m.

 
Blogger keleb-dûr dijo:

Lo sufrimos todos, pues sufrimos sus malas acciones. Pero también la propia persona cuya alma está corrompida ¿no debe ser horrible vivir así, con esa maldad, agresividad y odio hacia todo?

Pero es verdad que es difícil aclararse con la idea del Infierno y tal porque....si un hombre muere sin arrepentirse, después de haber cometido las maldades más atroces ¿a dónde va su alma? Vale, ya sé que para los ateos esto no tiene ni pies ni cabeza, más bien lo pregunto para que Declan nos explique bien todo desde la doctrina de la Iglesia ¿qué te parece Declan, un post al respecto en tu blog? XDDDDDD

Keleb, administrando trabajo

11:53 a. m.

 
Blogger P. Gines dijo:

La gente iba enguarrada y sucia.

Y llegó el Aguador y dijo "he aquí el agua; lavaos".

Algunos se lavaron, y dieron gracias al inventor del agua.

Otros decidieron no lavarse, no se lavaron, siguieron sucios y además decían: "como sigue habiendo gente sucia se demuestra que el agua es una gran mentira; el Aguador ha fracasado".

Moraleja: que yo sea un pecador -más o menos contumaz- no prueba que Dios fracase, no pueda o quiera cambiarme; prueba que a mi no me da la gana de dejarme cambiar. ¡Me lavo poco!

11:54 a. m.

 
Blogger keleb-dûr dijo:

Perdón Eleder, mi comentario último lo escribí antes de leer el tuyo. Ya me habéis aclarado algo las cosas y es verdad, centrémonos en el post, así que como ya he contestado, no digo más.
Un abrazo a todos.
olatz.

12:02 p. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Respondiendo al primer comentario de Imperator... En primer lugar, no sé si quise dar a entender que lo que yo afirmaba eran "las tesis de Altariel"; esas tesis únicamente están en su propio bloh, lo mío han sido reflexiones surgidas a ese respecto. No quiero endilgar a Altariel, aunque sea indirectamente, ideas que no son suyas :D

Sobre la falibilidad, el padre Declan lo ha comentado claramente: Dios quiso crear criaturas libres y con dignidad. La dignidad presupone esta libertad; y la libertad, obviamente, presupone la libertad de decir "no". Evitar esto sería evitar la libertad. Y Dios quiere hijos, no marionetas.

Sobre "su muerte no hizo nada por disminuir el pecado del mundo", es también discutible; por ejemplo, creo que puede argumentarse con bastante seriedad que el concepto occidental de los derechos humanos surge de los valores cristianos (pero por favor, no entremos en esto ahora, si queréis ya hago otro post, es sólo un ejemplo XD).

E incluso con todo, antes de juzgar a una persona, suele ser bueno dejarle acabar; esto que es una buena práctica en las relaciones humanas, ¿no va a ser bueno con Dios? ;) Pero más sobre esto en el próximo.

3:24 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Keleb-Dûr: Imperator, Dios no fracasó al morir en la Cruz....porque resucitó, esa fue su victoria.
Indudablemente, volver de los muertos no estaría al alcance de cualquiera. Pero lo cierto es que su propósito redentor está claramente sin conseguir. Por ello, entiendo que su sacrificio habría sido inútil.
Ya la Iglesia ha cambiado la visión que se tenía del Infierno.
Lo cual le resta credibilidad a la idea, no la aumenta. Si algo se considera una verdad inspirada por Dios, no debería ser necesario cambiarla para adaptarla a los tiempos, o por cualquier otra razón. Las religiones se han visto obligadas a hacer esto muchas veces. Eso resta credibilidad a sus afirmaciones, no las aumenta.

6:33 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Eleder: ¿¿Que la Iglesia no se aclara??
Evidentemente, la Iglesia siempre tiene clara su postura en un momento determinado.
El que posturas basadas en verdades supuestamente eternas e inspiradas por Dios, tengan que cambiar para adaptarse al signo de los tiempos, resta mucha credibilidad a la posibilidad de que vengan de alguna clase de Dios.

6:37 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Sobre "su muerte no hizo nada por disminuir el pecado del mundo", es también discutible; por ejemplo, creo que puede argumentarse con bastante seriedad que el concepto occidental de los derechos humanos surge de los valores cristianos
Estoy totalmente de acuerdo con ese punto. Es indudable que las enseñanzas de Cristo han tenido un gran papel en ese concepto. Sin embargo yo venía a señalar más bien el hecho de que el sacrifico de Cristo tiene sentido si aceptas que el Armagedón es inminente. En cuanto empieza a pasar tiempo y sigue creciendo el número de los que no pueden salvarse por su conducta o su desconocimiento de Cristo, la misión de Cristo está cada vez más condenada desde un punto de vista lógico.

6:40 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Pablo: Moraleja: que yo sea un pecador -más o menos contumaz- no prueba que Dios fracase, no pueda o quiera cambiarme; prueba que a mi no me da la gana de dejarme cambiar. ¡Me lavo poco!
Por tanto el sacrificio de Cristo es inútil y su valor redentor es igual a cero. Da igual lo que hiciera.

6:43 p. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Imperator, lo que comentas sobre la "adaptación a los tiempos de la verdad revelada" es precisamente una de las grandes diferencias de la Revelación en el cristianismo y en el Islam. El Dios cristiano no intentó "dictar" una Revelación; habló a través de los hombres y de la Historia. Alá, por su parte, "dictó" a Mahoma el Corán, y por eso éste no es materia de interpretación. Pero, nuevamente, éste sería un tema muy amplio para un comentario. Me lo apunto también. Sólo un apunte más: las "verdades eternas" son los dogmas, y ésos sí que no han cambiado.

6:47 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Pablo:También Dios -vemos en Apocalipsis- oye las oraciones de los santos (los cristianos) que piden justicia en el mundo (los ángeles suben las oraciones de los mártires que interceden, como incienso al altar)
Debe ser un poco sordo. ¿Qué estaba haciendo antes?¿Jugando a la Playstation?

6:51 p. m.

 
Blogger Cristián Ahumada dijo:

Me temo que aquí estamos viendo las distintas visiones del mundo sobre Dios, y los reclamos son válidos, pero imagínate a Dios saltándose las leyes de la naturaleza para poder intervenir. Es en el fondo pensar si Dios es "Todo poderoso", o "Pantocrator". Pues el Dios cristiano, el Dios de Jesucristo es un Dios impotente en este mundo, da la autonomía suficiente para descubrir la fuerza de los que no tienen voz, creo que les va a servir para entender, o esbozar la idea de la presencia de Dios el concepto de milagro. visítenlo aquí

3:06 a. m.

 
Blogger Irea dijo:

Vengo a dejarte un saludo y a decirte que te sigo leyendo, aunque estoy liadilla y no puedo comentar mucho. <:-(

10:07 a. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Si Dios es un dios impotente, eso se contradice con las plegarias a Dios y a los santos solicitando las intercesiones. ¿En qué quedamos?

10:18 a. m.

 
Blogger P. Gines dijo:

EL INFIERNO NO HA CAMBIADO

Keleb decía que "la Iglesia ha cambiado la visión que se tenía del Infierno". Se refería Keleb sin duda a la visión "popular" del infierno, la de la gente común poco educada, incluso la de los paganos (ya que griegos y romanos y casi todas las religiones tienen sus infiernos con diversas variantes). A menudo (por no decir las más de las veces), la gente cree -popularmente- cosas que no son las que la Iglesia enseña.

La visión del Infierno que tiene la Iglesia católica en el s. XXI es igual que en el s. I: no cambia, enseña lo mismo; sólo hay diferencias en la forma, el lenguaje y las metáforas usadas para explicar lo mismo. Para hablarle a un joven chino taoísta o a un viejo rockero californiano usas lenguajes y ejemplos diversos aunque expliques la misma doctrina.

El último Catecismo habla del Infierno aquí: http://www.vatican.va/archive/ESL0022/__P2P.HTM Y remite a consultar (es decir, reafirma) lo que se ha explicado del infierno en Concilios y Magisterio de los 20 siglos anteriores. Esos documentos están recogidos en un tocho llamado "el Denzinger" -por el teólogo que los juntó todos-, y se expresa con las letras "DS"; los párrafos que el Catecismo recuerda sobre las penas del infierno (un aspecto concreto) son DS 76; 409; 411; 801; 858; 1002; 1351; 1575; SPF 12.

No hay cambio y la doctrina permanece firme. ¡La doctrina, no algunas imágenes que gente poco formada imaginaba -ayer y hoy- sin base doctrinal!

11:22 a. m.

 
Blogger P. Gines dijo:

Imperator presenta la tesis de que el sacrificio de Cristo es inútil en muchos casos.

Y creo que Imperator tiene razón en muchos casos. Tiene razón en los casos de todas aquellas personas que se niegan a recibir la salvación de Cristo. Ver Catecismo en http://www.vatican.va/archive/ESL0022/__P2J.HTM

Jesús murió, y resucitó, para que los que mueran con Él (en Él, mediante el bautismo y los sacramentos) puedan resucitar con Él (a la vida eterna). Y así ha sucedido con millones de personas. Para esos millones de personas, para todos esos miles de millones de pecados perdonados, el sacrificio de Cristo no ha sido en vano.

Y es posible -no es doctrina, pero lo contrario consta que tampoco es doctrina- es posible que para muchos millones que no se han bañado en el bautismo, el Sacrificio de Cristo les haya salvado -por "vías misteriosas" dice la "Dominus Iesus"-, es decir, varios millones de casos más de utilidad del sacrificio.

Pero hay gente que se niega a lavarse con este agua (y esta sangre). Gente libre que libremente niega ser salvada. Efectivamente, para esa gente, el sacrificio de Cristo es inútil. Cada persona sensible deberá pararse y pensar:

"ahí está ese Hombre, que ha aceptado morir para darme algo que Él considera que me salvará; cada espina de la corona, cada clavo en las manos, cada latigazo, lo hace para darme el agua y la sangre que me han de salvar. Darme eso le está costando vida y sufrimiento. ¿Lo aceptaré o lo rechazaré? ¿Cuán en serio me tomaré a este hombre y su dolor? Porque para Él yo soy importante, y lo está demostrando con sangre."

Yo tengo poder para hacer inútil el sacrificio de Cristo por mí. Satanás con sus demonios no tiene ese poder; los reyes y gobernantes no lo tienen; sólo yo puedo hacer que ese sacrificio me salve... o sea inútil.

11:50 a. m.

 
Blogger Eleder dijo:

De hecho, reconozco que me resulta rara esta extrañeza; al hablar de Dios como Padre, la analogía con un padre/madre humano no es total, pero sí bastante aclaratoria.

¿Un padre es un sádico porque crea (engendra) hijos, a los que sabe capaces del mal, a sabiendas de que, si no consigue educarles bien o si ellos mismos no deciden ir por buenos caminos, pueden caer en el dolor y la miseria? ¿Debemos por eso odiar a nuestros padres, porque, a pesar de que hacen todo lo posible por ayudarnos a obtener la felicidad, nos han dado la libertad para que no les escuchemos y vayamos por otro camino?

Si alguien opina así, me parecerá normal que tenga la misma opinión sobre Dios, desde luego. Pero no es lo normal en el género humano, me parece.

12:06 p. m.

 
Blogger P. Gines dijo:

Cristián: creo que mucha gente puede liarse. Dios NO es impotente. Dios hace milagros, cuando quiere y si le conviene. Dios se salta las leyes de la naturaleza, cuando quiere, como quiere y si le conviene. Cuanto más sabemos de medicina, más asombrosas son ciertas curaciones. Y quizá en nuestra época hay más milagros y sanaciones que con los primeros apóstoles (aunque esto es difícil de contar). Dios siempre escucha las oraciones: otra cosa es que conceda lo que pidas, porque a veces no te conviene lo que pides. Tú pides sanación milagrosa y él te da sanación natural, usando médicos; o consuelo y fortaleza y fe ante la muerte. Y a veces, te da un milagro gordo: conozco gente que los ha vivido y si quieres te paso su e-mail. El Catecismo habla de milagros en 10 ocasiones: que aumentan la fe, que son motivos para creer ... y que incluso ante milagros evidentes uno puede rechazar a Jesús.

12:15 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Eleder, si un padre crea a sus hijos y luego los bombardea con esclavitud, plagas bíblicas, masacres, diluvios, y toda la barba, para después encarnar a un hijo al que sacrifica entre torturas para demostrar lo mucho que nos quiere... ese padre acaba en la cárcel.

Especialmente sangrante el Éxodo de Egipto (sobre todo ahora que sabemos que los judíos no estuvieron nunca en Egipto): Dios le dice a Moisés que Él forzará al Faraón para que el Faraón no deje marchar a los israelíes, de modo que Dios pueda lucirse masacrando egipcios. O sea, que Dios obliga al Faraón a comportarse de modo que "se gana" la cólera divina.

El Dios presentado en la Biblia es un terrorista, ni más ni menos. Un criminal psicópata, desquiciado, de inteligencia escasa y ánimo voluble. No puedes confiar en él, porque alguien capaz de cosas como el Diluvio o la masacre de los primogénitos de Egipto es capaz de cualquier cosa.

1:14 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Pablo: Jesús murió, y resucitó, para que los que mueran con Él (en Él, mediante el bautismo y los sacramentos) puedan resucitar con Él (a la vida eterna). Y así ha sucedido con millones de personas. Para esos millones de personas, para todos esos miles de millones de pecados perdonados, el sacrificio de Cristo no ha sido en vano.

Y es posible -no es doctrina, pero lo contrario consta que tampoco es doctrina- es posible que para muchos millones que no se han bañado en el bautismo, el Sacrificio de Cristo les haya salvado -por "vías misteriosas" dice la "Dominus Iesus"-, es decir, varios millones de casos más de utilidad del sacrificio.


Esa afirmación tiene un poder explicativo nulo. Me maravilla que podáis seguir una doctrina que no explica nada.
O sea, si estás bautizado y tal te salvas. Vale.
Y si eres uno de los miles de millones que nacieron antes Cristo, o que nacieron después pero jamás oyeron hablar de él y no pudieron bautizarse, o uno de los miles de millones que son ateos o de otra religión pero son buena gente y merecen salvarse pues... no se sabe, porque lo que no tiene explicación se arregla con lo de "las vías misteriosas" o "los caminos del Señor son inescrutables."

Gran explicación, sin duda. De verdad, estas cosas me maravillan.

1:19 p. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Imperator, criticar la idea del Dios cristiano por la literalidad de un texto que, como la Biblia, desde hace siglos se sabe que no puede interpretarse literalmente, que debe tomarse como objeto de exégesis y que, además, queda superado por el Nuevo Testamento, es una labor tan sencilla, que casi me asombra que te animes a ella. Pero poco fructífera, desde luego.

Y el hecho de que no te valga como explicación "Dios nos da unas vías ordinarias para salvarnos, pero aparte de ellas, salva a quien le da la gana", y que además te "maraville"... bueno, pues por ahí están los límites de nuestro posible diálogo, mucho más tampoco se puede hacer (ni se debe, seguramente).

En cualquier caso, sí recuerdo que lo que preferiría evitar en los comentarios era precisamente que cada post se convirtiera en un "totul revolutum" donde se hablara a vuelapluma de casi todo, y que prefiero, a sugerencias, desgranar estos temas uno a uno y en su orden; de lo contrario, la discusión pasa de ser "diálogo" a ser "logomaquia", donde cada uno sólo se fija en los puntos débiles del adversario e incide ahí. No querría caer en eso. Y, por supuesto, esto es una sugerencia para todos los comentaristas, y un recordatorio para mí también :)

1:42 p. m.

 
Blogger P. Gines dijo:

uno de los miles de millones que son ateos o de otra religión pero son buena gente y merecen salvarse pues... no se sabe, porque lo que no tiene explicación se arregla con lo de "las vías misteriosas" o "los caminos del Señor son inescrutables."

A ver; por partes:

1) Nadie "merece salvarse", pues todo el mundo es pecador. Los paganos virtuosos tipo Confucio o Lao-Tsé no son TAN virtuosos como para "merecer" salvarse.

2) ¿Se salvan los paganos virtuosos? Respuesta católica: no se sabe. PERO SI SE SALVAN, ES POR CRISTO, MEDIANTE CRISTO, porque -eso sí lo sabemos- sólo Cristo salva.

Si Cristo les salva, ¿cómo lo hace? No lo sabemos, Cristo no se lo explicó a los Apóstoles y no hay tradición y la Iglesia no se puede inventar cosas.

Se nos pueden ocurrir varias formas de salvar a los paganos: rezar por ellos en el Nombre Salvador de Cristo; aplicarles el "bautismo de deseo", etc... Todo eso son cosas buenas de hacer. Pero no sabemos de su eficacia.

3) En cualquier caso, yo no me preocuparía mucho por la salvación de los paganos, virtuosos o no, conociesen algo de Cristo o ignorantes de él. No es nuestro caso ni el de la gente que te rodea (aunque lo honrado es explicarles a todos la posibilidad fácil de la salvación: "bautízate y cree en Jesús y te salvarás tú y tu casa").

Dios actuará conforme a su Justicia, Misericordia y Verdad el día del Juicio, cuando todo se despliegue ante nuestros ojos sin las vendas y autoengaños que nos hemos colocado insistentemente. Y a muchos puede que no nos guste ese día.

1:51 p. m.

 
Anonymous Angel Undomion dijo:

Sobre los paganos que no se salvan... hay tanto que decir al respecto, yo en lo personal soy catolico de nacimiento y de corazon... y bueno, algo he leido de los santos.... veamos:

El bautismo, el verdadero bautismo es el que borra la mancha original del pecado, pero no la elimina, la cicatriz queda, propensa a convertirse nuevamente en llaga.

La confecion de los pecados, se borra, aunque no exista una verdadera contriccion
(por misericordia) pero sobre todo, un pecado se borra cuando hay verdadera contricion del alma... aunque no se elimina del todo.

Y en cuanto a un pagano virtuoso... sencillamente no podemos saber si se salva o no, por que aquello que lo determina se encuentra en el interior de la persona, y solo Dios puede saberlo, ningun hombre... nosotros solo podemos imaginarnos, pero no sabemos a ciencia cierta....

Al final el bautismo de agua se puede valer de las lagrimas consagradas a un algo superior a nosotros... aunque nadie nos lo ensene, nosotros en nuestro interior le conocemos.

Y el bautismo de sangre... es la vida y el camino duro que vivimos, independientemente de si alguien nos lo ensene o nos lo oculte, porque en nuestro interior tendemos a la bondad y a la perfeccion, por naturaleza del dios que nos creo, y no necesitamos de un dedo celeste que nos senale lo que es bueno o malo...

Al final la iglesia sabe que Jesus vive!, y que el es el sumo sacerdote, la salvacion si no se es catolico, o si no existia el catolicismo, depende de el y del alma... no es nuestro asunto juzgar por tanto a hermanos de otras religiones... o hermanos agnosticos... o ateos... o lo que sea.

(disculpen la carencia de acentos)

6:12 p. m.

 
Blogger Declan Huerta Murphy pbo dijo:

He estado fuera dos días, ¡y la que se ha liado! Mas que nada felicitar el rigor con el que se esta tratando el tema. Simplemente quisiera aportar que la voluntad salvífica del Padre se extiende a todos los hombres de todos los tiempos, y esta voluntad se cumple en un momento determinado de la Historia con la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús.
Estimado imperator; da gusto hablar contigo, porque vamos a exprimir muy bien este tema. Los caminos misteriosos de esa voluntad salvífica del Padre no se entiende en la Iglesia como un camino secreto o mágico. Aunque a veces, por nuestra falta de rigor o formación pueda parecer en el lenguaje del creyente que palabras como Dios, fe o en este caso misterio sean términos usados como si se trataran de tapa-agujeros, sin embargo para la Iglesia tienen un sentido muy concreto. La palabra misterio cuando es usada en el lenguaje dogmático de la Iglesia significa signo sensible o real, entendiendo real como un signo que no pertenece al mundo abstracto de la ideas en el sentido platónico, sino que nos atañe directamente a nosotros.
Es cierto que los bautizados es la comunidad de los redimidos por Cristo, y voluntad de Cristo es que toda la humanidad llegue a formar parte de esa gran familia. Ahora bien, esto de momento no se ha verificado. El número de bautizados es aproximadamente un tercio de la humanidad. ¿Que pasa con los otros dos tercios? Sobre ellos pende la voluntad salvífica universal del Padre, que tambien se les ofrece. Están en situación de desventaja puesto que pueden tener un auxilio de la revelación parcial, y tener que hacer un esfuerzo aún mayor para llegar a reconocer verdades que el cristiano tiene al alcance de la mano. Cuando se dice que por camino misteriosos estos hombres pueden aspirar a la salvación significa que hay un camino constituido ante ellos que es el mismo que para nosotros (el mismo porque San Pablo dice que no se nos ha dado otro nombre por el podamos ser salvados, en referencia a Jesús), que es un signo real, pero velado para ellos. Nos salvamos todos en la medida en que nos identificamos con Dios que es amor. Los cristianos lo tienen en teoría más sencillo: Dios es amor manifestado en Jesús. El amor es persona. El no cristiano tiene el mismo camino ante él: el amor, pero el problema que tendrá es que no es una instancia personal distinta de él. Corre el peligro de confundirlo con sus propios planes, sus egoísmos, sus justificaciones, exactamente igual que el bautizado, pero con el añadido de que no está totalmente consciente de que hay un modelo de ese amor con el que compararse, y lo que sobre todo es muy importante en la doctrina católica, de la que por desgracia muchos cristianos son un antitestimonio: no solo un modelo personal con el que poder compararse, sino una ayuda comprometida contigo hasta lo más profundo de tu intimidad y de tu vida, que quiere vivir contigo y que dejo un camino abierto para que esto sea posible en los sacramentos.
Los caminos misteriosos son los de una vida comprometida en el amor, amor que si es genuino supone un acercamiento real pero velado a Cristo, y por ende a la salvación.

12:42 a. m.

 
Blogger Cristián Ahumada dijo:

Veo que no han entendido nada de lo que he querido explicar, un milagro no puede ser comprendido como la "demostración aquí y ahora de la existencia de Dios", puede que nos asombremos en la medicina por curaciones que, a la vista de todos, se "saltan" las leyes de la naturaleza. Pero que con el paso del tiempo nos vamos viendo que son un hecho que no se ha salido del orden natural del mundo. Si Dios se salta sus leyes ¿para qué las hizo?, sería entonces un Dios que no me daría mucha confianza seguirle, porque en cualquier momento viene y me dice: ¡epa! he cambiado las leyes de la redención... No, no creo que Dios se las salte por el mero hecho de que sea Dios. Hay otra comprensión para entender el concepto de milagro, y como creo que no han leído en mi página, les voy a dar algunas pistas:
a) Los milagros que aparecen en los evangelios son sólo 32 en total, y seís de ellos están en San Juan, el resto se reparte entre los demás evangelistas (sin tomar la cuestión sinóptica de por medio).
b) Los evangelistas muestran que con los milagros no se demuestra la existencia del poder de Dios, ¡incluso todo lo contrario!, la gente que ve los milagros creen que es obra de los demonios.
c) Milagro, deberíamos entenderlo como el paso de Dios en un acontecimiento, que a la vista de lo asombroso que objetivamente es, da pie para acercarse a Dios.
d) Dios se estaría "valiendo" de esta situación para que en la conciencia subjetiva de la persona, haya una apertura hacia la gracia salvífica.
e) Puede que con el paso del tiempo varios de los acontecimientos que consideramos "milagrosos" sean explicados por la ciencia, y que en el juego de las probabilidades de que ocurriesen, se dieron así, se respeta el orden y autonomía de este mundo, y Dios no estaría jugando a los dados con nosotros.
f) LA ÚNICA IRRUPCIÓN QUE HA HECHO DIOS EN LA HISTORIA DE ESTE MUNDO Y EN LA NATURALEZA, HA SIDO EN EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN DEL VERBO, Y POSTERIORMENTE EN EL MISTERIO DE LA RESURRECCIÓN.

Con respecto a la imagen del Dios impotente que algunos, maliciosamente han jugado con ella, se trata de lo siguiente. Recordamos que Cristo ha muerto en la cruz, el escarnio más escandaloso para cualquier persona de la época, en el abandono más grande "Elí, Elí, Lamma Sabactaní", Dios guarda silencio, y eso que ¡es su Hijo! En ese silencio y en esa impotencia, Dios no hace nada. ¿Dónde está tu Dios? Pero Dios no se queda callado, en este mundo la muerte tiene la última palabra, pero la palabra que viene, viene del mismo Dios. Es un grito que hace que el justo, que murió como un injusto, vuelva a vivir, y lo constituya Señor del Universo. Esa Palabra, ese grito es el de la resurrección.

Por ello es que los griegos se escandalizaban al predicar un Dios que había muerto. Por eso es que varios se escandalizan al hablar del Dios que se "vacía", de un Dios perdedor, porque ahí radica la verdadera fuerza del amor de Dios, en el abandono de sí para salir a tu encuentro.

1:39 a. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Eleder, antes de seguir necesitaría que me aclararas dos cosas:
1) ¿Desde cuándo se ha adoptado la tesis de que la Biblia no es una verdad literal, sino que debe interpretarse? Tengo la sensación (a juzgar por ciertos procesos inquisitoriales) de que no hace tanto tiempo, pero admito que no conozco la fecha exacta. La "rehabilitación" de Galileo fue hace 4 días.
2) Si el Antiguo Testamento está superado por el Nuevo ¿entonces qué sentido tiene que esté en la Biblia, el canon o lo que sea?

Desconozco las respuestas.

Eleder, sinceramente, encuentro que la Iglesia se defiende mediante un terrible revisionismo histórico y una reescritura constante de sus propias acciones.
Evidentemente y una vez más, puedo aceotar que adores a un Dios con unos criterios de salvación tan arbitrarios y aleatorios. Lo que no entiendo intectualmente es cómo podéis tener confianza en él.

9:08 a. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Muchas gracias, nuevamente, a todos los comentaristas, en especial a los recién incorporados :)

Cristian, espero tener tiempo de visitar tu blog y comentar allí, ¿vale? En cualquier caso, pese a que acepto la idea de un Dios que se sujeta a sí mismo por las leyes físicas... reconozco que no me gusta. La Ley está hecha para el Hombre, no el Hombre para la Ley, se dice :) Pero lo hablamos allí con más detalle, si te parece.

Y sobre las preguntas de Imperator, ¿te parece que las recoja para un próximo post, y empecemos a partir de ellas? (sí, Diego, ya sé que estoy dejando otra vez ochenta mil "otro día hablaré de esto"... O:) )

9:30 a. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Pablo, lo que dices es autocontradictorio, de la siguiente forma: si la Iglesia admite que no puede saber si los paganos, ateos y otras personas virtuosas se salvan, entonces suponer que se salvarán o no por Cristo es una idea arbitraria. Tanto da decir que se salvan por Cristo, la Virgen, un ángel que intercede, o por cualquiera de los 120.000 millones de santos, beatos y demás compañía que se te ocurra. Yo no discuto sobre la base de juicios arbitrarios.

9:35 a. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Declan, en primer lugar gracias por tu amable saludo.

Si te he entendido correctamente, el comportamiento de amor hacia los demás puede salvar al no cristiano, pero este carece de una figura de referencia con la que compararse para ver si va por buen camino on o, ¿es eso correcto?

9:43 a. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Eleder, cuando menos es bueno que mis comentarios contribuyan a darte más material. :)

9:44 a. m.

 
Blogger Ibn Sina dijo:

Los comentarios a esta entrada se han vuelto tan espesos como aquella selva oscura en la que estaba perdido Dante, al comienzo de la Divina Comedia.

Aportaré mi granito de arena: creo que los hombres fueron creados libres, capaces de hacer el bien y el mal, y que la libertad es aquello que lo Divino más respeta.

Y esa creencia no me causa ninguna problema moral ni intelectual. No me parece que hacer a sus hijos libres y respetar su libertad sea signo de debilidad o sadismo por parte de lo Divino, sino de amor y respeto hacia sus hijos.

11:49 a. m.

 
Blogger Imperator dijo:

No la respeta. La Biblia lo demuestra un millón de veces. No hay límites a los extremos de coacción a los que puede llegar.

2:22 p. m.

 
Blogger Ibn Sina dijo:

Coacción? Qué coacción? Marcar unas reglas y luego castigarte si las rompes es coaccionar?

9:40 p. m.

 
Blogger Declan Huerta Murphy pbo dijo:

Imperator, mi respuesta es sí. Lo has captado sintéticamente.

9:53 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Vale, Declán, nada que objetar a esa idea desde un punto de vista lógico.

11:55 p. m.

 
Blogger P. Gines dijo:

suponer que se salvarán o no por Cristo es una idea arbitraria. Tanto da decir que se salvan por Cristo, la Virgen, un ángel que intercede, o por cualquiera de los 120.000 millones de santos

La Virgen, los santos, ángeles y tu abuelita rezando por ti -esté ella en el Cielo o en la Tierra- funcionan todos igual: no "salvan", excepto en el sentido de que rezan por tu salvación a Dios.

Sólo Dios salva (entre otra cosas, porque las ofensas contra Dios -desde blasfemias hasta matar a sus hijos-) sólo Dios las puede perdonar.

Jesús es Salvador porque Jesús es Dios. Por eso se permite perdonar pecados cometidos contra otros: ver Mc 2, 5-12, Lc 24, 45-47; Hechos 10,43; 1 Juan 1,5-9.

Es Salvador porque da Vida Eterna, cosa que sólo Dios -dador de la vida- puede dar: ver Juan 3,16; 5,39-40; 20,30-31.

Decir "sólo Cristo salva" no es arbitrario: si hay un Dios, sólo Dios salva; si Cristo es Dios, Él salva. La experiencia y convicción de los apóstoles y los primeros cristianos es esa, al ver a Jesús salvar enfermos y dar vida a muertos. Y cuando Jesús les enseña sobre el Juicio Final, está claro que Él es quien separa a unos y otros, lo que en Él y por Él se salvan y los que absolutamente cerrados a Él quedan fuera. No es arbitrario: es lo que Jesús decía, lo que los Apóstoles vivieron, lo que consignaron en sus escritos.

8:30 a. m.

 
Anonymous Anónimo dijo:

"Dios hace milagros, cuando quiere y si le conviene"

...si le conviene.

Esto es de risa.

Yo me pregunto.
¿porque la iglesia necesita dinero, poder?

esa no me la he explicado nunca.

Teniendo la verdad y al "Master of the Universe" de su lado...

Yo no creo en Dios, pero tengo fe. Sin dudas que dios y yo nos llevamos bien.

Pero la iglesia.

Me manda Dios decirles a ustedes que la iglesia cristiana es obra del Oscuro.

pindapoy

11:38 p. m.

 
Blogger Borja dijo:

Hola Eleder,

Muy interesante la bitácora. Y ya que estamos voy a soltar un rollo friki.

El mistario del mal la verdad es que no lo comprendía mucho hasta que ves a un "Master cabrón". Típica partida de Rol en el que lees la ficha y no sabes si gritar al master y cogerle del cuello. Tienes además de menos habilidades, un montón de problemas que hacen que lo puedes pases mal. A a cierta chica, le han echo pintarse la cara de azul, otros se han quedado mudos en partida. Yo he sido arbusto andante y toda la partida con un parche en el ojo tampoco es agradable.

Pero luego, si el master es bueno y hay un poco de suerte, descubres que al final te lo pasas mucho mejor con las limitaciones de tu personaje. Y cuando se acaba la partida tienes mil batallitas que contar y sientes la sensación de superación. Si todos los personajes fueran igualmente superpoderosos todo bonito y perfecto sería tan soso que aburriría y todo el mundo sería menos feliz en la partida. En la vida, tengo mis dudas, pero puede que también. Claro que si todo fuera perfecto y tuviéramos de todo, no creo que duráramos mucho así. Además, hay belleza y bondad en la madre teresa de calcuta atendiendo a un moribundo. Si quitas la muerte o la enfermedad no nos haría mejores personas. ¿Por qué resulta que un buen master tiene que ser un poco cabroncete?. ¿Tiene que crear pestes y terremotos para que muera gente o mueren sólos?.

El infierno es el otro gran problema. A mi de pequeñito siempre me decían que el infierno es como cuando eres pequeño y te das cuenta tu sólo de que has hecho algo malo y te has quedado sin premio. Algo así como "Al ser egoista no puedes ser feliz y te da rabia ver a la gente feliz". Sobre todo cuando dura mucho. La pregunta es ¿Se puede ser un amargado aquí e ir al cielo?¿y al revés? Yo no estoy seguro.

Bueno es un poco tarde para estas cosas. Pero es interesante.

Un saludo,

Borja

2:36 a. m.

 
Anonymous Anónimo dijo:

No sé qué hay de verdad en la historia de Adán y Eva. Me refiero a si Dios tenía pensado realmente un "edén" para unos afortunados que le chafaron el plan o no. En todo caso el origen de este pecado, y supuestamente de todo mal es Satán (o Lucifer). Antes de él no existía el mal. Lo importante es que él era un espíritu puro que disfrutaba de la presencia de Dios en el cielo (igual que los que subamos o subais al cielo). No tiene explicación que un espíritu puro, recién creado, que ya disfruta de la gloria divina, en el mismísimo cielo, tenga sentimientos tan humanos como la envidia y el odio. Si un ángel puede, quizá nosotros podremos también, una vez en el cielo. Quizá otros ángeles o santos a los que se les reza ya hayan caído al infierno por envidia y odio a Dios, como cayó el ángel más perfecto de todos. ¿Es el cielo otra prueba más? ¿Si un master programa una partida en el jardín del edén creemos que será un aburrimiento?

12:04 a. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!