"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

31 de enero de 2006

Mártires por la paz

Tenía este mensaje atrasado, así que aprovecho para sacarlo...

El día 1 de enero está considerado por la Iglesia como la Jornada Mundial de la Paz, detalle que no conocía.

No comenté nada en su momento, pero esta noticia me parece apropiada para celebrarlo: En 2005 fueron asesinados el doble de misioneros que en el año anterior.

26 misioneros católicos fueron asesinados en 2005, todos ellos por defender los derechos de los pobres y de los oprimidos; en definitiva, por defender una paz de verdad.

Sirva esto como pequeño homenaje a esta Iglesia que sigue produciendo héroes, además de santos, aunque ni unos ni otros salgan en las portadas de los periódicos.

Escrito por Eleder a las 7:25 a. m.

6 aportaciones

Blogger Imperator dijo:

Si me lo permites, Eleder, querría practicar algo que podría ser corrección fraterna, aunque no estoy seguro.

Si bien entiendo tu pena por la muerte de estos misioneros, y la encuentra perfectamente lógica, ¿en qué se diferencian o son especiales estas muertes de los otros cientos de miles de muertes que se producen continuamente en el mundo, por cualquier causa?

Te digo esto por una idea quizá tangencial: cuando sucedió el 11-S, o el 11-M, tuvimos que soportar interminables homenajes, recordatorios constantes de las personas que habían muerto en esos sucesos. Hasta tal punto que daba la sensación de que hay muertos de primera o de segunda, como si las familias afectadas por un atentado hubieran quedado más destrozadas que las familias que, por ejemplo, pierden un miembro en un accidnete de tráfico. Y lo cierto es que no: pierdas un ser querido como sea, es un luto igual que el de otra persona. No hay muertes mejores ni peores.
De nuevo, respeto tu pesar por estas muertes, pero a veces me asalta esa sensación.

6:34 p. m.

 
Blogger Eleder dijo:

Gracias, ante todo, por el comentario, Imperator.

Reconozco que esa reflexión "tangencial" tuya no me es en absoluto ajena: yo mismo me he sentido así en varias ocasiones, rechazando que existan "muertos de primera" y "muertos de segunda".

Con el tiempo, sí me ha parecido entender una cosa: que es humano llorar y lamentar más los muertos cercanos. Uno llora más la muerte de un hermano suyo que la muerte del hermano de otra persona; porque, por mucho que asumamos que todo hombre es nuestro hermano, el cariño (uno de los "Cuatro amores" de Lewis) nos hace unirnos más a los más cercanos. Este mismo sentimiento, entendí, hace a mucha gente lamentar más los muertos de su propio país que los ajenos, o los muertos de "algo que sientes tuyo" que los demás: y ese algo puede ser muchas cosas. En sí, creo que es un sentimiento correcto.

Pero, además, es posible no sólo "lamentar" una muerte, sino también "celebrarla"... en el sentido de honrar a la persona que ha muerto, si su muerte ha servido para algo. Éste era, en realidad, el objetivo de mi post: honrar a unos muertos que han luchado por una causa justa, y que han muerto como consecuencia de esa lucha.

Y si he hablado de ellos y no de otros muchos que seguramente habrán muerto también ese mismo año por la causa de la justicia, ha sido porque quería sacarlos a la luz en su calidad de miembros de mi Iglesia, cercanos por ello a mí, y relacionados, por ello, con la temática de este blog.

Pero, en cualquier caso, gracias de nuevo por el comentario :)

7:09 p. m.

 
Blogger P. Gines dijo:

A ver, el factor diferencial está en el ser misioneros.

Es decir, gente "enviada", que voluntariamente ha dejado su casa, su familia, su idioma, sus costumbres, para ir a lugares donde la seguridad no estaba garantizada ni mucho menos... y la prueba es que les han matado.

En la lista de misioneros asesinados NO se incluyen aquellas personas asesinadas por causa de la justicia (o del Evangelio) que estaban en su propio país, con sus familias, etc...

Por ejemplo, no salen en la lista los sacerdotes y obispos chinos desaparecidos o muertos en las cárceles del régimen este pasado año... Eran luchadores por la justicia en su propio país, no misioneros.

Si unos narcos de Colombia matan a un párroco de Colombia, no sale en la lista.

Si los narcos matan a una monja de EEUU que había ido de misiones, sí sale.

No son muertos de primera y de segunda... pero la monja dejó la comodidad de su país, idioma, cultura y familia para darlo todo en otro país, haciéndose uno con los naturales y corriendo riesgos como ellos (o más aún, pues ella es más visible y vulnerable a menudo).

Al contrario que las ONGs, que hacen proyectos de 6 meses o 2 años y luego se van, cuyos cooperantes desaparecen cuando empiezan los tiros, los misioneros se quedan allí, con la gente a la que se han unido.

Hay un factor diferencial, porque esa opción de vida es la que les ha producido ese tipo de muerte, que habrían evitado quedándose en casita.

Así cumplen lo que enseña Teresa de Lisieux, la patrona de las Misiones: "Amar es darlo TODO y DARSE uno mismo".

9:00 a. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Eleder, tu sentimiento me parece correcto y lógico, lo que quizá me interesaba más saber es por qué en los medios de comunicación se hacen esos distingos absurdos. O todas las muertes son importantes, o ninguna lo es.
Por demás, es cierto: yo lamento las muertes de los que tengo cerca, y no puedo decir que lamente ni me alegre por las demás. Los humanos somos así, por más que a veces tratemos de fingir otra cosa.

Pablo: francamente, la diferenciación entre misionero o no misionero me parece arbitraria. Las ONG hacen proyectos cortos, menos las que hacen proyectos largos. Los cooperantes evacúan cuando hay tiros, menos los que se quedan y se comen la bala. Los misioneros se quedan, menos los que se van. Y así hasta el infinito.

Otra cosa: tu énfasis en la voluntariedad de los misioneros es curioso, dado que los cooperantes de ONGs no van a punta de pistola. esa distinción es inexistente.

12:58 p. m.

 
Blogger Sangre Azul dijo:

Da para mucho este tema. Yo creo que sí hay distintos tipos de muertes, mejores y peores. Y para un cristiano no hay nada más noble que morir por su Dios. Es meritorio también morir por una causa noble, cualquiera sea esta y, evidentemente, no es lo mismo que morir en un accidente por causa de una borrachera o que suicidarse.

8:19 p. m.

 
Blogger Imperator dijo:

Sangre Azul: Yo creo que sí hay distintos tipos de muertes, mejores y peores.
Como digo, creo que esa es una distinción untanto arbitraria. El resultado final es idéntico: evidentemente preferiremos una muerte que nos cause el menor sufrimiento posible, pero no creo que pueda hacerse una valoración que tenga sentido. Al final, acabas muerto.
Y para un cristiano no hay nada más noble que morir por su Dios.
Sí,en eso podemos concordar. Es, de hecho, un rasgo común a la mayoría de religiones.
Es meritorio también morir por una causa noble, cualquiera sea esta y, evidentemente, no es lo mismo que morir en un accidente por causa de una borrachera o que suicidarse.
Claro, pero no es exactamente eso a lo que me refiero. A lo que me refiero es a la tendencia idiota de los medios a mostrar el dolor de las familias de las víctimas de un suceso como mayor o más importante que el dolor de una persona que ha perdido a un ser querido por una causa menos noticiable.

9:25 a. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!