"Eman ta zabal zazu munduan frutua" ("Gernikako Arbola", de Iparragirre)

15 de noviembre de 2005

El martillo


Imaginad un martillo.

Bueno, para ayudaros a imaginarlo, pongo una foto. Ahí está: su mango de madera, su metálica cabeza, una parte roma, la otra con una especie de punta, a veces con dos... ¿Va bien? Vale.

Ahora imaginad que no existen los clavos. Que no sabéis lo que es clavar. Que es la primera vez que veis ese artefacto. Extrañadlo por un momento, pensad en él como un objeto desconocido.

Os habéis encontrado esa extraña cosa en una mesa. No sabéis qué es, ni para qué sirve. Lo tomáis con una mano, lo sopesáis, lo miráis al derecho y al revés... Y os dais cuenta de que es, realmente, algo informe. ¿Qué utilidad puede tener? Tosco y basto en su estructura, nada equilibrado en su forma, poco estético... No vale ni para la cocina, ni para adornar... Curiosa cosa.

Y, preguntando a vuestros amigos, unos piensan que, por su peso, se puede usar de pisapapeles. Otros lo utilizan para mantener puertas abiertas. Algunos, incluso, deciden utilizarlo como arma.

Es algo absurdo: casi os habéis decidido a tirarlo, como cosa prácticamente inservible... hasta que, de pronto, alguien os enseña un clavo.

Y toda la aparente absurdidez de la forma del martillo cobra completo sentido: es algo útil, insustituible, de hecho; muy necesario en ocasiones, y, sobre todo, perfectamente adecuado para su finalidad.

Pensando esto, pensaba en el ser humano. Tosco. Frágil. Inexplicable. Absurdo, las más de las veces... cuando no se conoce, o se reconoce, su finalidad, su objetivo, la razón por la que está hecho. Algunos piensan en que tanto da mantenerlo vivo que hacerlo desaparecer; otros creen que basta con que siga viviendo, aunque sea en una existencia sin razón; otros intentan que haga "cosas útiles", sin saber para quién ni para qué lo son: algunos, finalmente, lo usan como arma.

Pero una vez se conoce, o al menos se vislumbra, su finalidad y su razón de ser... de repente, todo cobra sentido. Y el ser humano es un objeto absolutamente maravilloso, perfecto para su objetivo. Que se puede usar bien y mal, claro, pero cuya forma es totalmente adecuada a su fin.

El martillo tiene una forma que sólo encuentra sentido en el clavar. El ser humano, sólo en el amar. Es normal que parezca un algo absurdo cuando no se entiende para qué ha sido hecho.

Escrito por Eleder a las 12:39 a. m.

0 aportaciones

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home

Blogs (renovando links...)
 Esperando Nacer
 Splendor veritatis
 Una rusa en Barcelona
 Mar Adentro (Lc 5,4)
Blogs amigos (renovando links...)
 Docking Bay 94
 Cuaderno de bitácora del Vingilot
 Íberos
 Dance de la Mort
Cosas que hacer

El Transsiberiano
Correr una maratón
El GR-10 entero
Los 100 montes

agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
marzo 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
diciembre 2009
diciembre 2010
junio 2012
enero 2013
Libros leí­dos en 2006

¡Muchas gracias a Dan Solo por el diseño!